Noticias

Francisco “Chaleco” López dictó charla ante más de 300 personas en el Aula Magna de U. Mayor

05 Abril 2018

Conceptos como preparación, estudio, autoliderazgo y el resignar ciertos aspectos de la vida en pos de objetivos trazados, fue el sello de la charla brindada por el motociclista.

El  evento, realizado en el Aula Magna, convocó a más de 300 personas entre estudiantes y aficionados a los deportes tuerca. “Chaleco” sostuvo una conversación de casi una hora con Felipe Bozzo, director de la carrera de Ingeniería Comercial, organizadora del evento.

El deportista narró sus inicios en el motocross cuando niño, su paso al enduro y la transición a la alta exigencia del rally; en todas las categorías alcanzó varios títulos, aunque no exento de accidentes y fracasos.

“A mí mi padre – también motociclista- me transmitió esta pasión y tuve que hacer un quiebre en mi vida personal. Cuando salgo del colegio pensé ´¿Qué hago?´ Todos mis amigos pensaban en estudiar, pero yo tenía una pasión y tenía ganas. Mi papá me dijo que estudiara, que me apoyaba también en lo de las motos, pero que yo iba a tener que salir a ganarme la vida”, contó.

También reveló que además de estar en las pistas y circuitos los fines de semana, cuando competía ya siendo adolescente “tuve que faltar a mi graduación de cuarto medio, no pude ir porque iba a tener que competir y me quedé en la casa (es oriundo de Curicó) comiendo pastas como familia”.

“Yo no soy ingeniero comercial, pero me siento como si lo fuera –dijo-. No estudié algo tradicional pero este es un deporte caro, soy de una familia de clase media, son muchos los costos asociados. Cuando empecé en los ´80 no había empresa privada. No es fácil ir a Túnez, al Dakar. Tuve que salir a vender mi marca y mi carrera”.

“Desde chico supe que podía hacer algo más en esto, siempre fui competitivo. Pero tal como ustedes hacen una preparación para sus exámenes y se frustran cuando les va mal, yo también tenía que estudiar: revisar muchos mapas, ubicaciones, ir a practicar totalmente solo al desierto”.

Lo anterior lo ayudó a identificar previamente los riesgos y la importancia de la seguridad en un deporte de impacto e hizo la analogía con los estudios: “Uno tiene que prever qué puede fallar o dónde están tus virtudes. Tú sabes en qué ramos te va mejor o no tanto, y sabes dónde tienes que acelerar y dónde están tus puntos flacos. Es exactamente lo mismo (…) Yo me quedé en llanta (sin neumático) recién iniciada la carrera (Dakar 2009) o cuando me accidenté en Túnez en 2011 (rally que había ganado el año anterior) y eso me pudo costar la vida, desperté en un helicóptero. Son todas cosas que uno no identifica”.

Francisco “Chaleco” López resumió su mensaje en “tener autoliderazgo, estar claro cuánto debes estudiar o entrenar y sacrificar para que tu carrera siga hacia donde tú quieres”.