Noticias

Especialista de la U. Mayor entrega claves de cómo reconocer y prevenir el Hantavirus

11 Septiembre 2020

José Calleja, director de Medicina de la Universidad Mayor sede Temuco, explica que la enfermedad afecta la capacidad pulmonar y cardiaca de las personas y que las secuelas serían graves, comprometiendo el sistema renal y cardiopulmonar de los pacientes.

El Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus es una zoonosis viral transmitida al ser humano por roedores silvestres, que en Chile son conocidos como oligoryzomys longicaudatus o ratón colilargo. Esta enfermedad es endémica en nuestro país y, sin ser muy común, suele ser más frecuente durante el verano.

Durante el 2019, la cantidad de casos registrados a nivel nacional fue de 70 contagios, 17 de los cuales resultaron fallecidos. La enfermedad afecta la capacidad pulmonar y cardiaca de quienes la padecen, por lo que tomar medidas para prevenir este virus, sobre todo en medio de la pandemia, es esencial.

El director de la carrera de Medicina de la Universidad Mayor sede Temuco, Dr. José Calleja, entrega información relevante para prevenir y evitar posibles contagios.

¿Cómo se transmite?

Tomar conciencia de las formas de transmisión es uno de los factores más importantes a la hora de prevenir el contagio y asegurar las medidas correspondientes. “El modo de transmisión más importante es por inhalación de aerosoles provenientes de las heces, orina y saliva de roedores portadores”, señala el directivo.

Asimismo, agrega que “otras posibles vías de inoculación son las mucosas, mediante el contacto de las manos contaminadas con el virus, por contacto íntimo o estrecho con un paciente, especialmente, durante la fase prodrómica o inicial. Excepcionalmente, puede adquirirse la infección por ingestión de alimentos o agua contaminada con secreciones infectadas o por la mordedura del roedor”.

Hasta hace algunos años, la ciencia aún no había confirmado la posibilidad del contagio persona a persona. Hoy es algo posible. Así lo confirma el facultativo, señalando que, en la etapa inicial, “existe una viremia alta, con fiebre, escalofríos, dolores musculares, diarrea, vómitos, dolor abdominal, por ello, las secreciones y otros fluidos humanos deben considerarse potencialmente peligrosos”.

¿Cómo identificarlo?

“Se puede presentar como un cuadro leve con un síndrome febril inespecífico, con compromiso abdominal como dolor abdominal, vómitos, diarreas o llegar hasta la manifestación más grave con insuficiencia respiratoria grave y shock cardiogénico”, indica el director de Medicina.

Ante la consulta si los síntomas del Hanta se pueden confundir con otros virus como Covid-19, Calleja señala que “al inicio, como todo cuadro febril, puede ser indiferenciado a otras patologías y confundirse con otras patologías asociadas a fiebre. Sin embargo, debemos considerar la época del año, el contexto epidemiológico y con respecto a la clínica, en Covid -19 como en la influenza, hay mayor cantidad de síntomas y signos respiratorios como tos, odinofagia, dificultad para respirar”, aclara.

Respecto al Covid-19, el especialista explica las diferencias entre ambos virus. “Son varias: los virus causantes, el mecanismo de trasmisión, la clínica, las complicaciones, el tratamiento y la manera de prevenirlo”.

Tasa de mortalidad

A pesar que la tasa de mortalidad por Hanta Virus ha disminuido, sigue teniendo un alto porcentaje de fallecidos. “La tasa de mortalidad ha variado en los últimos años, gracias a la disponibilidad de recursos, sin embargo, según la OMS, la tasa de mortalidad del Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus es de un 38%”, destaca Calleja, añadiendo que “las secuelas de esta enfermedad son graves y afectan al sistema renal y cardiopulmonar del paciente”.

Medidas Preventivas

De acuerdo a lo señalado por el directivo, lo importante es seguir las indicaciones y recomendaciones de la autoridad sanitaria, con el fin de prevenir contagios.

“Se deben disminuir los riesgos ambientales con acciones como: ventilar y desinfectar áreas que han estado cerradas por largo tiempo, no acumular malezas ni basura para evitar el ingreso de roedores a la vivienda; al acudir a camping y paseos, elegir lugares limpios, usando carpas con piso, evitar caminar por matorrales y pastizales, guardar bien los alimentos en envases cerrados y no dejar expuestos los utensilios de cocina; y practicar lavado de manos frecuente”, indica.